Protocolo de actuación enfermera en paciente anticuagulado

enfermera Fatima Ben Hamido Silva — 26/03/2012

Sintron y enfermería

Consejería de Salud. Junta de Andalucía

La enfermedad tromboembólica venosa es una de las causas más importante de muerte en los países occidentales, por delante de las producidas por cáncer. Además, presenta una alta morbilidad con secuelas e invalídeles prolongadas y en muchos casos permanentes que provocan un gran consumo de recursos.

El tratamiento con anticoagulantes orales (TAO) ha demostrado su utilidad en la prevención y tratamiento de la enfermedad tromboembólica desde hace más de 60 años por lo que su uso se ha venido incrementando a lo largo de los años.

El inicio del tratamiento anticoagulante oral suele realizarlo el hematólogo a propuesta de otros médicos tanto del nivel de atención primaria como de especializada. Una vez que el paciente ha conseguido la dosis de mantenimiento estable, el seguimiento del tratamiento puede hacerse en los centros de atención primaria.

  Desde siempre, la enfermería ha desempeñado un papel fundamental en el sistema sanitario y, al igual que el resto de los profesionales de la salud, ha tenido la obligación moral y legal de actualizar sus conocimientos por su compromiso con la seguridad de los pacientes y la calidad asistencial. La enfermera cuida del paciente de forma integral y se convierte en referente y aliado.

En nuestro distrito son las enfermera que a través de un protocolo llevan el seguimiento del paciente anticoagulado ambulatoriamente.

A esto se llego, con el fin de poder descentralizar el seguimiento de pacientes anticoagulados por los servicios de Hematologia Hospitalaria, evitando el desplazamiento innecesario de muchos pacientes o cuidadoras.

Ha dotado a Enfermería de un papel primordial y autonomía en el control y seguimiento de pacientes anticoagulados.

Desde Enfermería se realiza el control y seguimiento de pacientes con sintron en al centro de Salud como en el domicilio.

Las actividades a desarrollar por Enfermería son:

  • Identificación y captación de pacientes ya anticoagulados y susceptibles del seguimiento por AP.
  • Valoración Integral de Enfermería de dichos pacientes
  • Realización de un plan de cuidados individualizados .Los planes de cuidados de Enfermería, permiten atender al usuario de forma personalizada, utilizando los recursos con eficacia y eficiencia, garantizando en todo momento la continuidad asistencial.
  • Realización de Diagnósticos Enfermeros, tras la valoración con objetivos e intervenciones a realizar.
  • Valoración cognitiva/perceptual  del paciente. Se debe valorar la existencia de problemas visuales, de memoria que puedan conllevar dificultad para seguir el tratamiento. Además, se le debe preguntar por hoja de dosificación, para asegurarnos que la interpreta correctamente. Tendremos que tener en cuenta esta valoración, a la hora de solicitar a una persona que se haga responsable de dosificación y citas de seguimiento.
  • Realizar la determinación del INR, siguiendo el procedimiento adecuado. También es importante tener controles de TA y glucemias si procede. Ya que una mayoría de estos pacientes son cardiacos y de edad avanzada.
  • Revisión de dosis actual, y la modificación de esta según el INR, siguiendo protocolo de Hematológica (documento adicional).
  • Supervisar la adherencia al tratamiento, confirmando la dosis o detectado posibles errores en las tomas.
  • Detectar las interacciones medicamentosas, asi como cambios en la alimentación.

Entrega de un folleto con consejos prácticos (documentación adicional).

  • Detectar la aparición de efectos secundarios, preguntando por signos de alarma(sangrado, equimosis o hematomas)
  • Entrega de plantilla de dosificación diaria, según resultado de la prueba. Repaso a las modificaciones realizadas, asegurando siempre la compresión por parte  del paciente.
  • Citación para la próxima consulta, dependiendo del resultado de la prueba.

 

 

 

 


Enfermedad cardíaca

Conocer las características de los anticoagulados en nuestro medio y los porcentajes de INR en rango terapéutico para introducir estrategias encaminadas a conseguir un mejor control del paciente anticoagulado. Por eso se plantean una seri de objetivos:

1. Garantizar la calidad de la atención prestada mediante el seguimiento y manejo, coordinado y compartido entre el Servicio de Hematología y el médico de familia de los pacientes con TAO con criterios homogéneos, según los estándares de calidad vigentes.

2. Conseguir el seguimiento integral del paciente garantizando la resolución de incidencias en el momento de la visita.

3. Mejorar la accesibilidad:

-Descentralizar la atención (extracciones y resultados) en el Centro de Salud y domicilio.

-Mejorar los tiempos de atención: duración de un máximo razonable y en una sola visita.

-Posibilitar distintos horarios de atención

4. Conseguir mayor grado de satisfacción del paciente:

-Información escrita con las pautas de tratamiento fáciles de entender para el paciente.

-Posibilitar la realización de las determinaciones analíticas en sangre capilar.

5. Crear una base de datos de todos los pacientes con TAO del Área, con toda la información de los controles y evolución del proceso, que se maneje de forma coordinada entre Atención Primaria (AP) y Atención Especializada (AE), que facilite la gestión y derivación de los pacientes.

La implantación de la cultura de seguridad del paciente es una herramienta poderosa para la mejora de resultados en nuestra práctica clínica.

La incorporación de estrategias orientadas a la obtención de prácticas más seguras, nos ha permitido mejorar los resultados en el control de nuestros pacientes anticoagulados, con aparición de efectos adversos mínimos.

 


6/03/2011

Progreso

ESPAÑA

Málaga

Ronda

Calle San Vicente de Paul, s/n

29400
Mapa de Prácticas

Comentarios


 Sin comentarios todavía. Añada un comentario en el formulario a continuación.