Andalucía cuenta ya con 17 unidades en centros hospitalarios que atienden a personas con dolor crónico

dianagosalvez Diana Gosálvez Prados última modificación 24/11/2010 13:20

Uno de cada tres andaluces sufre algún dolor en la actualidad y el 15,5% de la población lo padecer de forma crónica, según un estudio publicado este año

El sistema sanitario público andaluz cuenta ya con 17 unidades funcionales en centros hospitalarios que atención a personas con dolor crónico. La consejera de Salud, María Jesús Montero, ha ofrecido estos datos en el desayuno ‘Dos consejeras contra el dolor’ durante el que ha expuesto el Plan Andaluz del Dolor, la primera estrategia en España que pretende abordarlo de forma integral y que permite tratarlo tanto en su prevención primaria, en su detección precoz, así como en su seguimiento y tratamiento para la disminución de su impacto y complicaciones.

Estas unidades funcionales atienden a aquellos pacientes cuyo dolor tiene una duración superior a tres meses y el 65% acude al centro en régimen ambulatorio, mientras que el 35% restante se encuentra ingresado en los distintos servicios. Las especialidades que habitualmente solicitan tratamiento del dolor son Traumatología, Rehabilitación, Oncología Médica y Radioterápica, Cirugía General y Reumatología.

Andalucía ha sido la primera comunidad autónoma en contar con un plan de estas características, que incluye la creación de este tipo de unidades asistenciales, y que tiene en consideración todos los tipos de dolor y su tratamiento desde todos los ámbitos sanitarios. La comunidad autónoma también ha sido la primera en plantear el abordaje del dolor y los cuidados paliativos en el marco de la Ley de Derechos y Garantías de la Dignidad de la Persona ante el Proceso de la Muerte, un derecho del que ya se benefician los andaluces y que próximamente se ampliará al resto del territorio español con una nueva ley que aprobará el Gobierno central.

El Plan Andaluz del Dolor permitirá la evaluación de éste de forma sistemática, como la quinta constante vital junto a la temperatura, el pulso, la presión arterial y la frecuencia respiratoria. Además, en el centro de salud se resolverá el 80% de los problemas del dolor, principalmente crónico y no oncológico, gracias a la organización de equipos multidisciplinares donde la enfermería cobra especial protagonismo por ser el colectivo profesional encargado de los cuidados, por lo que entre sus competencias se enmarca gran parte de la terapéutica de estas personas.

La consejera ha destacado los “esfuerzos que se están realizando en esta materia tanto en Extremadura como en Andalucía”, ha insistido en que la atención al dolor “debe ser considerado como un derecho” y ha manifestado que “provoca un impacto importante en la calidad de vida de las personas que lo padecen, en sus cuidadoras, en el sistema sanitario y en la propia sociedad”. En este acto, que se ha celebrado en Madrid organizado conjuntamente por la Fundación para la Investigación en Salud (FUINSA) y la Fundación Grünenthal, ha participado también la consejera de Salud extremeña, María Jesús Mejuto.

Guía de uso seguro de opioides

La consejera ha anunciado que en unos días se presentará una guía de práctica clínica orientada al uso seguro de opioides en pacientes que se encuentren en situación terminal. El manual incluye un decálogo de buenas prácticas en la dispensación de estos medicamentos, un documento en el que se especifican las distintas categorías de opioides que existen, las principales interacciones que aparecen cuando se toman en combinación con otros fármacos, y cómo cambiar y ajustar la dosis de tratamiento de manera segura.

Los profesionales del sistema sanitario público de Andalucía dispensaron el año pasado cerca de 2,5 millones de opioides, lo que supuso un gasto de 47,3 millones de euros. De enero a agosto de este año, se han recetado 1,8 millones de unidades de estos fármacos, con un coste de 32, 6 millones de euros.

Además, la Consejería de Salud está trabajando para que el Plan del Dolor permita el desarrollo de nuevos modelos de organización que garanticen la accesibilidad de los pacientes. En este sentido, establece incorporar en cada uno de los procesos asistenciales integrados un seguimiento del dolor para favorecer la respuesta integral. En cada proceso quedan definidos los diferentes elementos, recursos y tecnologías que intervienen en la atención de un paciente según su problema o circunstancia de salud, desde quién le atiende hasta cómo se realiza esa asistencia, pasando por el momento y lugar en que se presta.

 

24/11/2010

Consejería de Salud, Junta de Andalucía

Nota de prensa

Consejería de Salud. Junta de Andalucía Organización