Comments of Unidad 3. Ganar en Salud. Un enfoque positivo de atención a la cronicidad

Lectura 11: "No para todos es igual: la red de apoyo social"

Los determinantes de la salud y las desigualdades condicionan muy diversos, distintos y diferentes proyectos de vida. Las diferencias pueden ser de tal calibre que los proyectos se pueden ver profundamente afectados en sentido positivo y negativo.

En los momentos actuales, marcados precisamente por la crisis -no sólo económica, sino también social, institucional y de valores, que cuestionan derechos y libertades- los proyectos sufren una importante influencia. En consecuencia inciden también de forma decisiva en los proyectos personales y los relacionales. La salud se ve afectada, así como los servicios sanitarios y los sociales, interfiriendo también en la dinámica familiar, en especial la laboral y la comunitaria. De hecho, las desigualdades se acrecientan: no es lo mismo hablar del proyecto de vida de una persona desempleada, de su familia o de la familia que lo acoge; de aquellos otros que tienen un futuro socioeconómico asegurado.

Igualmente habrá proyectos que a nivel relacional dispongan de una red con elementos de apoyo en la familia, en la vecindad, en la capacidad de utilización de los servicios, como aquellos otros bien distintos, cuya red de apoyo es deficitaria y, en ocasiones, casi inexistente (proyectos en soledad, proyectos sin techo, pobreza severa...) Explorar, por tanto, las situaciones y también las redes, es ya en sí mismo un elemento con valor pronóstico de la evolución de la cronicidad, y además incide directamente en el manejo efectivo del tratamiento y el control de síntomas, y en definitiva en el nivel de sufrimiento.

Explorar la red social de apoyo es una forma de concretar las desigualdades en el plano de un proyecto vital concreto, que además puede verse afectado por la adversidad en un modelo positivo de atención:

red

En el gráfico puede seguirse, a modo de paleta de color, la naturaleza y el perfil de todos los actores implicados, en relación a la proximidad y a la influencia que puedan tener, en el desarrollo del proyecto de vida. En el caso que este pueda comprometerse por cualquier incidencia adversa, también estarán aquellos comprometidos en su recuperación. Habrá que contar, por tanto, con todos ellos.

Puede llamar la atención que los servicios públicos no ocupen el lugar más destacado, ello es porque tienen un papel esencialmente de apoyo, decisivo en determinadas situaciones, pero no siempre determinante. El protagonismo, en cambio, es de las relaciones familiares, personales, laborales… No debe entenderse como una exigencia o responsabilidad, sino que son éstos los mejor situados para prestar los apoyos. Por eso hay que apoyar a la propia familia para que la persona recupere su proyecto (cuidar a las personas cuidadoras).

Tenemos, también, que explorar la red de apoyo, sabiendo que, en ocasiones, ésta es casi inexistente o deficitaria, incluso, a veces, forma parte de la misma adversidad. Son precisamente estos casos los que determinan la prioridad de la intervención.

De este modo la atención a la cronicidad puede entenderse como una diana estableciéndose en anillos sucesivos la construcción de la red de atención compuesta por los distintos actores:

 

Imagen10

Aprovechamos este símil para situar el núcleo de la intervención, el centro de la diana, en el empoderamiento de la persona interesada. Le siguen anillos sucesivos en función de la proximidad de las relaciones de los actores, si bien el plan de respuesta para recuperar un proyecto vital exige la acción simultánea entre todos los actores.

Nuevamente llamamos la atención sobre el papel de apoyo de los servicios profesionalizados. Aun siendo determinante, están supeditados, por un lado, a la oportunidad y accesibilidad de la oferta que hagan las instituciones, y, por otro, a la capacidad de la persona y su entorno para alcanzarlos en el momento oportuno y hacer un uso adecuado de ellos. Esta lectura también implica que no todo tiene que ser aportado por profesionales. Con lo que a veces lo que falla puede ser la oferta y su oportunidad, pero en otras está condicionada por la capacidad de la persona interesada y su entorno de acceder a los servicios. Esta última afirmación pone de manifiesto que no basta con la oferta universal: Es preciso trabajar de forma distinta con aquellos afectados que tienen limitada su accesibilidad por razones de desigualdad.


La calidad de la respuesta debe contar con todas estas variables. El desarrollo de la red, o sus déficit o inexistencia son importantes determinantes del pronóstico, del manejo efectivo del tratamiento, el control de síntomas, de las situaciones que se puedan ir presentando y de las probabilidades de recuperación. La cohesión entre la persona afectada y sus cuidadores próximos, la ayuda relacional de los amigos, vecinos, compañeros de residencia… Será clave tener un apoyo científico técnico cercano, también en la gestión de lo emocional… Los recursos y cuidados sociales… y el apoyo de servicios específicos a determinadas cronicidades y también los apoyos privados.

 

 

Add a comment

 
Please log in to post your comment