3ª Edición: "Curso Virtual Avanzado de Atención Integrada a Pacientes con Enfermedades Crónicas"

 

 

BIENVENIDO/A al 'Curso Avanzado de Atención Integrada a Pacientes con Enfermedades Crónicas' cuyo objetivo general es adquirir y mejorar las competencias profesionales en el ámbito de la atención a pacientes con enfermedades crónicas. Los contenidos formativos responden a las necesidades formativas detectadas por el equipo de trabajo del PAAIPEC.

Los retos que plantean las enfermedades crónicas competen a profesionales de muy diferente perfil y ámbito de trabajo. Es por ello que este curso ha sido diseñado como punto de encuentro de este variado espectro de profesional.  En las ediciones previas del curso hemos podido comprobar que han participado tanto  profesionales del ámbito clínico como de la promoción de salud o la gestión sanitaria. Cada uno de ellos ha tenido dificultades en abordar diferentes capítulos, pero al concluir el  curso todos han manifestado su alto nivel de satisfacción. Algunos clínicos expresaron en los comentarios  que tuvieron dudas de continuar el curso cuando vieron muy conceptual el primer módulo, pero que se alegraron profundamente por haber terminado, ya que habían conseguido una perspectiva mucho más global del problema, desde lo más abstracto a lo más práctico.  

Uno de las aspecto fundamentales que aborda el PAAIPEC es la atención de los pacientes con necesidades complejas de salud. Es por ello que nos encontramos en la actualidad inmersos en el despliegue de una estrategia específica para estos pacientes y es por ello por lo que se han diseñado actividades formativas orientadas a estos pacientes. Tal es el caso de los cursos  para la realización de los Planes de Acción Personalizados o para la atención psicosocial a pacientes con enfermedades crónicas avanzadas. Estos cursos  son complementarios con  esta actividad formativa. Este curso nos permitirá adquirir competencias básica para el abordaje de la cronicidad desde la promoción de salud a la recuperación y afrontamiento de la adversidad.

Esta actividad formativa, se materializa en el nuevo espacio virtual de formación, actualizado en 2016, que se integra en la plataforma OPIMEC (Observatorio de Prácticas Innovadoras para el Manejo Enfermedades Crónicas Complejas), que está formada por las personas que contribuyeron a su diseño y contenidos, es dinamizada por Diana Gosálvez, y moderada por Manuel Ollero y Carmen Pérez (puede acceder a los perfiles de los participantes pulsando encima de los nombres o aquí).

A continuación podrá visualizar la presentación del curso por Manuel Ollero Baturone:

Para visualizar el vídeo pulse aquí.

(contenidos disponibles a partir de marzo 2014)

Quisiéramos que comenzarais este curso reflexionando sobre la necesidad de revisar el concepto de salud para comprender el reto de las enfermedades crónicas. Para ello os invitamos a ver el siguiente video que no os va a defraudar:

Super Paco

Para visualizar el vídeo pulse aquí.

La experiencia de Francisco Contreras nos invita a una reflexión en positivo. ¿Es Francisco una persona saludable o un enfermo crónico?.

La irrupción en el panorama sanitario y social de la perspectiva de la cronicidad está cuestionando muchos de los planteamientos que hasta fechas recientes considerábamos sólidamente establecidos. El objeto de la cronicidad no es la enfermedad en sentido estricto, sino todas las condiciones de salud y limitaciones de la actividad de carácter crónico. Condición de salud es un término genérico que incluye enfermedad (aguda o cróni­ca), trastorno, traumatismo y lesión.  Limitaciones en la actividad son las dificultades que un individuo puede tener para realizar actividades (1). Esta es la perspectiva que adoptan las estrategias de cronicidad de la mayoría de los países y tal es el caso  de la Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el Sistema Nacional de Salud Español (2).

Este enfoque de la cronicidad necesariamente nos lleva a reflexionar sobre el concepto mismo de salud. En 1948 la OMS definía salud como el  estado de completo bienestar físico, mental y social y no solo la ausencia de enfermedad.  La definición de la OMS, paradójicamente, adopta una perspectiva restrictiva en donde el estado de salud se convierte en una excepción. Cada vez más autores intentan adoptar una orientación  más positiva concibiendo la salud como la habilidad de las personas y las comunidades para adaptarse y auto manejar los desafíos físicos, mentales y sociales que se presentan en la vida cotidiana (3). Con este enfoque,  todas las personas, con o sin problemas crónicos de salud,  pueden ser saludables.

El concepto de salud con una orientación más adaptativa conecta directamente con los planteamientos salutogénicos. El modelo salutogénico intenta situarnos en un modelo de salud positiva. Plantea un cambio de paradigma en el que frente a un modelo centrado en lo patológico, la dependencia y la oferta de recursos, se contrapone un modelo centrado en la autonomía de la persona, su empoderamiento ante la adversidad y la gestión cooperativa.

En la Unidad Didáctica número tres profundizaremos en esta perspectiva de la salud. Analizaremos los  llamados “activos de salud”,  que incluyen  todo factor o recurso que aumenta la capacidad de los individuos, comunidades y poblaciones para mantener la salud y el bienestar. Los activos que pueden ayudar a un individuo a afrontar la adversidad y a diseñar un proceso de recuperación son de índole muy diversa, tanto desde la perspectiva individual como comunitaria. Nos aproximaremos al concepto de  resiliencia, que  hace referencia a la capacidad de las personas para sobreponerse a experiencias de dolor emocional y traumas, e incluso resultar fortalecido por éstos. Incorporaremos el análisis de los Determinantes de Salud que condicionan la aparición de enfermedades  y que obligan, no solo a considerar los determinantes de salud más comunes, como el consumo de tabaco, el consumo nocivo de alcohol, una dieta inade­cuada y la inactividad física, sino que nos lleva a reflexionar sobre la causa de las causas. Aflora el protagonismo de  los determinantes sociales   plantean un verdadero reto a los principios de equidad.

En la Unidad Didáctica número tres comprobaremos también cómo numerosos compañeros están generando iniciativas de innovación que afrontan los problemas de salud desde una perspectiva diferente. Un claro ejemplo es el los profesionales que han puesto en marcha  los  Grupos Socioeducativos (GRUSE). Los GRUSE ponen de manifiesto que es posible afrontar un problema sin tener que centrarnos en una perspectiva fisiopatológica o en una entidad nosológica.  

Para visualizar el vídeo pulse aquí.

En las actividades de esa Unidad Didáctica actuaremos como agentes de salud, desde la misma consulta,  prescribiendo actividades saludables. Veremos cómo  interaccionar con la comunidad generando iniciativas de promoción de salud, como es el caso del Millón de Pasos.

Para visualizar el vídeo pulse aquí.

Descubriremos  cómo  superar el concepto tradicional de vía clínica o de proceso, definiendo los itinerarios de la enfermedad desde la perspectiva del acompañamiento  y corresponsabilidad tal y como plantea  el programa AL LADO.

Para visualizar el vídeo pulse aquí.

Comprobaremos que la prevención y promoción de salud no plantea un horizonte de utopía, sino tan solo la incorporación de la salud en todas las políticas.

Para visualizar el vídeo pulse aquí.

Un elemento clave para que el paciente pueda asumir la corresponsabilidad en el proceso de enfermar y adquirir mayor autonomía es la  formación. Es por ello que en la Unidad Didáctica numero dos nos hemos centrado  en la educación terapéutica. En esta Unidad se analizan los aspectos conceptuales y se proyectan experiencias prácticas. La educación terapéutica se está expresando como un área de gran vitalidad en la que surgen numerosas experiencias de innovación. Una muestra de ello es el dinamismo de la Escuela de Paciente,  en donde se promueve la educación entre iguales y afloran experiencias tan ricas como las escuelas de verano para niños.